Vetto Alejandro repite en Roque Libros

Vetto Alejandro cuelga su guitarra por un momento y nos propone en su nueva obra literaria continuar viajando, pero no junto a un fantasma como en su novela anterior. Ahora, en "La niña que fue a Marte", una soñadora chiquilla nos conduce adonde solo la ciencia ha intentado llegar.

Dos nuevos títulos de Olga Portuondo Zúñiga

Roque Libros cierra el mes de marzo con la publicación de dos títulos de la Dra. Olga Portuondo Zúñiga: Historia de Cuba con Mujeres y Juan Bautista Sagarra y Blez, maestro cubano; este último en coautoría con Sandra Estévez Rivero. Ambos libros están disponibles en Amazon, en formato impreso y Kindle. Cubierta del libro a... Leer más →

Noviembre en Roque Libros: Una novela corta y un relato autobiográfico

Noviembre trajo a Roque Libros la satisfacción de editar los libros de dos güireños de pura cepa: la novela corta Crónicas de un viaje después de la muerte, de Vetto Alejandro Valdés Hernández (1983) y Nunca me fui 2.0, de Juan Carlos Roque García (1960).

Entre habanos me llevó hasta un pueblo que alguna vez conocí

Toda retroalimentación sobre una obra es el mejor reconocimiento que un autor puede recibir, como bien me dice mi colega Jesús Díaz Loyola: "aliento indiscutible para no bajar la pluma nunca". Ese aliento me llegó ayer desde Güira de Melena, mi pueblo, en este mensaje de un vecino Hernán Yglesias Villar después de leer mi... Leer más →

«Uno de esos libros que uno quiere leer una y otra vez»

Juan Carlos hizo un derroche de imaginación e insertó en la vida cotidiana de una tabaquería y sus personajes (los tabaqueros) las vivencias de un güireño común y corriente que sufre, padece y vive al son de los años en que se desarrolla la trama. Leerlo fue volver a recorrer aquellos años, las noticias que se sucedían con la certeza de lo real. ¡Genial!

Entre habanos, junto a los que también mencioné antes, y que si te regalan otro no te puedes olvidar de aquél

Cartas de una madre, gema de la Literatura Popular en grado sumo

La profusión de sentimientos maternos volcados en esas cartas, que remozan en nuestras almas aquellos que endulzaron nuestras vidas en la niñez, la juventud y la madurez (por lo menos en mi caso), es algo que merece sosiego para sentirlo en su máxima intensidad.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: